sábado, mayo 06, 2006

YA ES HORA DE DECIR ¡BASTA!

Como especie, hemos conseguido algo fabuloso, y es conocer al menos a grandes rasgos de donde venimos. Pero ahora, el integrismo religioso disfrazado de argumento científico pretende arrogar oscuridad sobre la historia de nuestros orígenes. No podemos permanecer impasibles. No podemos dejar que apaguen la débil luz con la que la ciencia ha iluminado dicha historia.

Parece que ya ha desembarcado en España el diseño inteligente. Al menos, ya se ha hecho referencia a el en varios medios de comunicación.Y esto del Diseño Inteligente, ¿qué es? Básicamente, lo que sostienen los que se lo creen, es; que la aparición de los organismos vivos según lo explica la moderna teoría de la evolución es falsa, y que los organismos vivos se deben a un diseñador, léase Dios, que ha ido guiando su evolución. Y no contentos con esto, quieren, ni más ni menos, que esta idea se enseñe junto con la teoría de la evolución en las clases de ciencias. Tremendo disparate este que pretender colar la fe religiosa camuflada de idea científica en las escuelas.
Cuando oigan hablar a sus defensores, verán que en ultima instancia su exposición se resume en los siguientes argumentos:

"Los seres vivos son demasiados complejos como para haber aparecido por azar como dice la evolución". Incluso utilizan analogías para dejar claro lo que quieren decir. Un ejemplo de dichas analogías podría ser como sigue; "admitir que los seres vivos han aparecido por azar, sería como creer que un chimpancé pulsando teclas al azar en una maquina de escribir, con el tiempo acabaría produciendo una obra como "Romeo y Julieta" ". Esto muestra dos deficiencias muy graves en lo que dicen. La primera es que una analogía no es un argumento probatorio, sino que lo que pretende es hacer comprensible una idea, pero si la idea es falsa, de nada nos servirá la analogía. Ésta podrá aclarar lo que la idea pretende decir, pero no darle veracidad. Y la segunda es que no se han molestado en intentar entender cual es la idea básica que explica el proceso evolutivo.Veamos de forma resumida cual es dicho mecanismo (que los biólogos me perdonen por reducir la explicación a un mero párrafo):

Un organismo sufre una mutación, la cual se produce al azar, si dicha mutación es buena para el organismo, es decir, si permite que el organismo se adapte mejor a su entorno, éste podrá dejar más descendenciaque el resto de su especie, y por lo tanto sus genes se propagaran mas que los del resto. Pero si la mutación es perjudicial para el organismo, lo cual es lo más probable, éste pereceráantes de dejar descendencia o dejará muy poca, y de este modo sus genes irán desapareciendo de la población.


Ahora ya estamos en condiciones de realizar la analogía. Bien, volvemos a tener a nuestro chimpancé tecleando como un loco, lo cual es la analogía de las mutaciones que se producen al azar. Pero también sabemos que las mutaciones que son beneficiosas perduran, lo que llevado a la analogía implica que cada vez que un carácter cae en el lugar adecuado allí permanecerá, es fácil ver que con el tiempo suficiente la mencionada obra de Shakespeare acabara por aparecer del teclear incesante del chimpancé. Esté es un error muy común, se suele hacer hincapié en la naturaleza azarosa de las mutaciones y se olvida por completo la presión que ejerce la selección natural.

El argumento de la complejidad de los seres vivos que esgrimen los defensores del Diseño Inteligente muestra además un doble rasero. Sostienen que tiene que haber un diseñador yaque los seres vivos debido a su tremenda complejidad no han podido surgir por los mecanismos evolutivos que describe la teoría de la evolución. Bien, pero entonces dicho diseñador debería ser también de una complejidad pasmosa para poder haber realizado tal hazaña, por lo tanto, debería existir un diseñador del diseñador, y así ad infinitud. Pero de esta última parte ningún defensor del Diseño Inteligente dice nada, ni si quieran lo plantean no vaya a ser que el concepto de Dios se les diluya.

Otro argumento que a buen seguro oirán es más o menos como sigue; "La evolución es sólo una teoría". Otro error garrafal. Confunden el significado cotidiano que se le da a la palabra "teoría"con el que tiene en la ciencia. Cuando normalmente utilizamos la palabra teoría nos estamos refiriendo a una idea que no tiene ninguna base experimental ni observacional. Esto en ciencia no es una teoría, sino una hipótesis. Cuando deducciones realizadas a partir de dicha hipótesis son confirmadas por experimentos y observaciones, entonces podemos empezar a hablar de una teoría, y dicha teoría se puede desarrollar más a la luz del descubrimiento de nuevos hechos. De forma resumida, una teoría científica tiene un apoyo experimental y/o observacional.

Que se pretenda impartir el Diseño Inteligente dentro de las clases de ciencias en pleno siglo XXI es algo difícil de creer. Da la sensación de que la Ilustración jamás existió, es como si intelectualmente estuviéramos ante un retroceso. Debemos retomar las luces que nos dio la Ilustración y alzarlas bien altas, ¡que no nos las apaguen! Como ha dicho Richard Dawkins:"Es tiempo de que la gente de razón, por oposición a la gente de fe, se ponga de pie y diga ¡Basta! "

Ismael Pérez Fernández.

Artículo publicado originalmente en El Escéptico Digital

4 comentarios:

  1. Anónimo4:49 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:55 p. m.

    Excellent, love it! »

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:12 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:51 p. m.

    Enjoyed a lot! »

    ResponderEliminar